#ALCOHOLICOS ANONIMOS ON LINE
Práctica y Recuperación
| Más

Últimos miembros

Cristian andre llado castilloJos bMARCOSEdwardSkincJadolfoPablo





#AAONLINE
#ALCOHOLICOSANONIMOSONLINE







 
  PREMIO LASKER

 


En 1951, el Premio Lasker fue conferido a Alcohólicos Anónimos. Parte de la citación decía:

“La Asociación Norteamericana de Salud Pública presenta el Premio del Grupo Lasker de 1951 a Alcohólicos Anónimos, en reconocimiento de su enfoque único y sumamente acertado de ese antiguo problema de salud y problema social, el alcoholismo ... Al recalcar el hecho de que el alcoholismo es una enfermedad, el estigma social que acompañaba a esta condición está desapareciendo ... Posiblemente, algún día los historiadores reconocerán que Alcohólicos Anónimos ha sido una aventura pionera en su campo, que ha forjado un nuevo instrumento para el progreso social, una nueva terapia basada en la afinidad entre los que tienen un sufrimiento en común, y que dispone de un potencial enorme para la solución de las innumerables enfermedades de la humanidad.”

 


http://www.aa.org/bigbookonline/sp_appendiceiv.cfm

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Complejidad del Sistema Reproductivo Masculino


A pesar de que las mujeres tienen sólo una posibilidad por mes de quedar embarazadas (en el momento en el que están ovulando), los hombres tienen la capacidad de fertilizar un óvulo en cualquier momento. No obstante, el proceso de producción de esperma no es tan sencillo como parece. De hecho, se necesitarán cerca de 74 días para que el esperma pueda ser producido y para que el mismo esté preparado para el momento en el que será eyaculado. Es por ello que es sumamente importante comprender cómo funciona el sistema reproductivo masculino, para así poder apreciar cuán complejo es el proceso de concebir un bebé.

Los Órganos que Conforman el Sistema Reproductivo Masculino

  • Los Testículos: Los mismos están conformados por la misma materia o sustancia que compone los ovarios; los testículos del hombre originalmente se desarrollan en la zona del abdomen. Alrededor de dos meses antes de nacer, los dos testículos descienden desde el abdomen hasta insertarse en el escroto, el cual actúa como una especie de saco de soporte que ayudará a sostener a los mismos. La principal función de los testículos es doble: son los responsables de la producción de esperma, así como también de la producción de la hormona conocida con el nombre de testosterona. Dichos órganos están conformados por túbulos seminíferos (cientos de pequeños tubos o apéndices), por las células de Leydig (encargadas de producir la testosterona), y por las células de Sertoli (las cuales son las responsables de mantener a resguardo las células espermáticas inmaduras).
  • El Escroto: Debido a que los testículos necesitan conservar una temperatura 1°C más baja que la temperatura normal del cuerpo; el escroto es el encargado de regular la temperatura de los mismos. Cuando éstos se exponen al aire frío, el escroto se contrae para conservar el calor en los testículos, y por el contrario, procede a bajar la temperatura de los testículos, cuando la temperatura ambiente es demasiado alta.
  • El Epidídimo: El mismo está situado en la parte superior de los testículos; el epidídimo es un ramillete de tubos muy delgados en forma de espiral y fuertemente enrollados. ¿Pero, cuán delgados y enrollados son dichos tubos?. Bien, si usted los estirara, el epidídimo alcanzaría a medir unos 20 pies de largo. Este órgano actúa como un lugar de almacenamiento temporal para el esperma hasta que el mismo termine de madurar; y, es dentro de estos pequeños tubos donde el esperma adquiere la capacidad de poder moverse con soltura (motilidad).
  • El Conducto Deferente o Vas Deferens: Este tubo de gran longitud se extiende desde el epidídimo - situado en los testículos-, subiendo por la vejiga hasta terminar su recorrido en las vesículas seminales. El Conducto Deferente actúa tanto como un conducto de paso para que el esperma pueda ser expulsado del cuerpo, así como también como un lugar en donde el esperma es almacenado hasta el momento de la eyaculación.
  • Las Vesículas Seminales: Esta especie de saquitos se encuentran situados debajo de la vejiga. Las vesículas seminales contienen un fluido alcalino, el cual conforma el 30% del volumen total del semen. Esta secreción ayuda a que el esperma tenga más energía, contribuyendo a estimular la motilidad del mismo.
  • La Glándula Prostática: Esta glándula está situada justo debajo de la vejiga y aporta cerca de un 60% del volumen total del semen. Dicha secreción alcalina es similar al fluido producido por las vesículas seminales, y es necesaria para que el esperma pueda sobrevivir; ayudándolo a neutralizar los ácidos naturales propios de la uretra y de la vagina.
  • Las Glándulas de Cowper: Las mismas están posicionadas justo en la parte posterior de la próstata, y son dos pequeñas glándulas que producen cerca del 5% de las secreciones alcalinas que conforman el esperma.
  • Los Conductos Eyaculatorios: Los mismos son dos conductos de muy corta longitud que conectan la glándula prostática con la uretra. La unión de los dos conductos deferentes o vas deferens conforma los conductos eyaculatorios.
  • La Uretra: La misma es utilizada como el pasaje final tanto para el semen como para la orina, este tubo se extiende desde la vejiga, atravieza la próstata y sigue extendiéndose hasta llegar a la extremidad del pene. Cuando el hombre experimenta un orgasmo, la próstata se encarga de cerrar la vejiga a fin de evitar que algún resto de orina pueda mezclarse con el semen.
  • El Pene: Es el medio a través del cual se libera el esperma; este órgano está compuesto por venas, arterias y por tejido esponjoso. Cuando un hombre se vuelve sexualmente activo o desea tener realciones sexuales, las arterias se dilatan, provocando que el tejido se inflame y se llene de sangre. Este proceso trae como consecuencia que el pene se tensione y se mantenga erecto.

Las Hormonas

  • Hormona Liberadora de Gonadotropina (GnRH): Tiene su origen en el hipotálamo dentro del cerebro, la GnRH es la responsable de emitir señales y estímulos a la glándula pituitaria para que ésta comience con el proceso de producción de la hormona estimuladora del folículo u hormona foliculoestimulante (FSH), y de la hormona luteinizante (HL).
  • FSH: Esta hormona es la responsable de la estimulación y del mantenimiento de la producción de esperma.
  • HL: Esta hormona es la encargada de iniciar la producción de testosterona.
  • Testosterona: La misma es producida en las células de Leydig dentro de los testículos, y contribuye en la producción del esperma; pero su principal función es la de encargarse del proceso de madurez del hombre (el tono grave de su voz, el deseo sexual o la líbido, y el crecimiento y desarrollo de los órganos sexuales masculinos).

Cómo Logra Funcionar Apropiadamente Todo Este Delicado Sistema
En el momento del nacimiento los hombres cuentan con unas pequeñas células de forma redondeada, las cuales están contenidas dentro de los túbulos seminíferos; siendo ésta la forma más primitiva del esperma. Durante la etapa de la pubertad, la estimulación causada por la progesterona y por otras hormonas trae como consecuencia que dichas células se dividan, y es en ese preciso momento en el cual comienza el proceso de maduración del esperma. Es así que las células espermáticas se dividirán y madurarán hasta que comiencen a parecerse a pequeños renacuajos, con una cabeza de forma ovalada y alargada y una cola muy delgada. En la cabeza del esperma se almacena toda la información genética que el hombre aportará a su futuro bebé. Por otro lado, la cola será utilizada como un elemento de propulsión que ayudará a que el espermatozoide complete todo su recorrido.

Una vez que el esperma haya desarrollado su cabeza y su cola completamente, el mismo se deslizará hasta llegar al epidídimo. Cuando llegue a este órgano, podrá disfrutar de tres semanas de descanso, durante las cuales adquirirá la habilidad para poder moverse. En el siguiente paso, el esperma se deslizará a través de los conductos deferentes hasta llegar a las vesículas seminales, en donde permanecerá hasta el momento de la eyaculación. Durante todo el recorrido mencionado anteriormente, al esperma se le proporcionará fructosa -siendo ésta un tipo especial de azúcar- la cual le aportará la suficiente energía como para poder realizar exitosamente toda su trayectoria o viaje.

Durante la eyaculación, los fluidos provenientes de la próstata, de las vesículas seminales, y de la glándula de Cowper se combinarán con el esperma a fin de producir el semen; el cual será expulsado por el cuerpo durante el orgasmo. Se deberá tener en cuenta que para que un óvulo sea fertilizado exitosamente, será necesario que el hombre eyacule dentro de la vagina de la mujer.

Es muy importante saber que un hombre sano y saludable producirá de 250 millones hasta 1 billón de espermatozoides, los cuales eyaculará al mismo tiempo. No obstante, sólo cerca de 200 de ellos podrán desplazarse a través de la vagina, del cuello uterino y del útero, hasta poder insertarse en la trompa de falopio adecuada. De este grupo drásticamente reducido, sólo un espermatozoide será capaz de fundirse con el óvulo para dar comienzo al desarrollo de un bebé. Por lo general, el recorrido completo que deberá realizar el espermatozoide para poder llegar al óvulo- pasando a través del sistema reproductivo femenino- solo tomará unos pocos días.


Volver al inicio

Nutrición y fertilidad masculina

Diversos estudios sugieren que el déficit de ciertos nutrientes como el ácido fólico, el cinc o antioxidantes, afecta a la capacidad reproductiva masculina

  • Autor: Por MAITE ZUDAIRE
  • Fecha de publicación: 8 de febrero de 2008

- Imagen: Benjamin Earwicker -

Un campo en el que se centran numerosas investigaciones es el que estudia el papel de la nutrición en relación con la fertilidad. En este sentido, son diversos los estudios que sugieren que el déficit de ciertos nutrientes afecta a la capacidad reproductiva masculina. Por tanto, cuando una pareja se plantea tener descendencia, es importante la revisión de la alimentación. Pero para una buena fecundación no sólo es importante la nutrición previa al embarazo de la mujer, también es relevante la del hombre.

En los hombres, la mayoría de los casos de infertilidad se debe a un bajo contenido de espermatozoides en el semen (oligospermia) o a la baja movilidad de los mismos. En ambas situaciones, se reducen drásticamente las posibilidades de que los espermatozoides lleguen al óvulo y lo fecunden. No obstante, y pese a los numerosos casos de infertilidad, los especialistas aseguran que muchas de las causas de dificultades para la fecundación responden bien a cambios en los hábitos alimentarios y de estilo de vida.

Nutrición para la fertilidad

Los hombres son la parte de la pareja estéril en el 30% de los casos, y por ello cada vez son más las investigaciones centradas en este asunto. Diversos estudios sugieren que el déficit de ciertos nutrientes como el ácido fólico, el cinc y los antioxidantes, afecta, aunque de distinta manera, a la capacidad reproductiva masculina. Ante tal evidencia, a cualquier varón que se esté planteando con su pareja el embarazo, o que esté preocupado pensando que puede ser estéril, le resultará útil conocer ciertas medidas nutricionales. Por ejemplo, algunos nutrientes son esenciales para la formación de los espermatozoides sanos.

  • Acido fólico. Su deficiencia afecta al número y la movilidad de los espermatozoides. En una investigación realizada por la University Medical Centre Nijmegen, en Holanda, y publicada en la revista 'Fertility and Sterility' en el año 2002, los investigadores comprobaron cómo después de un tratamiento conjunto de ácido fólico y cinc se incrementó notablemente el número de espermatozoides en el semen. Otros estudios sugieren que el déficit de ácido fólico produce alteraciones en el ADN del espermatozoide y puede ser causa de defectos congénitos en el futuro bebé. El ácido fólico es muy abundante en verduras de hoja verde, legumbres, cereales integrales y aquellos que estén enriquecidos con dicha vitamina.
  • Cinc. Es un mineral esencial para la función del sistema reproductor masculino, al estar implicado en el crecimiento y desarrollo de los órganos sexuales. La cantidad y la movilidad del esperma están directamente relacionadas con los niveles de cinc en el organismo. Las cifras de testosterona -hormona sexual masculina- también dependen de la concentración de cinc. Los mariscos, el hígado, las carnes, los pescados, los huevos y lácteos son los alimentos más concentrados con este elemento, que también se encuentra en cantidades modestas en legumbres y frutos secos.

Dieta rica en antioxidantes

Los órganos reproductivos masculinos (testículos) son muy susceptibles a la acción nociva de los radicales libres, causantes del envejecimiento celular y de trastornos en la capacidad reproductora. Diversas sustancias tóxicas que se concentran en determinados ambientes a los que está expuesto el hombre, como pesticidas, insecticidas y metales pesados (plomo, mercurio, níquel, cadmio), también provocan daño oxidativo en el aparato reproductor masculino, alterando el normal funcionamiento.

Una dieta equilibrada con alto contenido de antioxidantes ayuda a revertir algunos de los daños oxidativos provocados por las toxinas ambientales o por los radicales libres generados por el proceso de respiración natural, sobre la función de las gónadas y sobre la calidad del semen.

  • Vitamina C. Por su carácter antioxidante favorece la desintoxicación de algunos metales pesados como el plomo y el cadmio lo que influye positivamente en la calidad y cantidad del semen y en la función de los órganos sexuales. Como antioxidante, junto a las vitaminas A, E, y minerales como el selenio, protege al ADN del daño oxidativo.
  • Selenio. Asociado directamente a la función reproductiva masculina, participa en la secreción de testosterona y mejora la movilidad y cantidad de esperma. En forma de suplemento, los especialistas lo suelen recomendar conjuntamente con vitamina E.
  • Vitamina E. Por su capacidad antioxidante contrarresta la acción nociva de los radicales libres en la movilidad de los espermatozoides y en la calidad del semen. El germen de trigo es la fuente natural más concentrada en vitamina E. Se puede añadir a ensaladas, zumos, etc. para reforzar la dieta con este nutriente. El aceite de oliva virgen extra, y los frutos secos también son un buen recurso dietético en este antioxidante.
  • Vitamina A. Protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro producido por los radicales libres. Favorece la fertilidad ya que participa en la formación de esteroides, base de las hormonas sexuales. Esta vitamina abunda en las grasas lácteas (nata, mantequilla), leche entera e hígado. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el albaricoque y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde.

Los vegetales como frutas y hortalizas son los alimentos más concentrados en antioxidantes. Por ello, incluir a diario las tres raciones de fruta y las dos de verduras, contribuye a aumentar la fertilidad. Así lo informaron en una reunión de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, en la que mostraron los resultados de una investigación. Se constató que el 83% de los hombres infértiles tenían un bajo consumo de frutas y verduras, que se define como menos de cinco porciones al día, en comparación con el 40% de los hombres fértiles. También se observó una menor motilidad espermática en los hombres que comían menos frutas y verduras.

Hábitos sanos

 

- Imagen: Scott Liddell -

Las causas que afectan a la calidad (morfología y movilidad de los espermatozoides) y a la cantidad de esperma ajenas a la nutrición y que conviene descartar ante un problema de posible esterilidad son diversas. En la historia médica del paciente el médico analizará todas las posibles causas que puedan interferir con la producción y calidad del esperma. Desde antecedentes de enfermedades que pudieran afectar a los testículos (paperas, enfermedades de transmisión sexual, infecciones como el varicocele), hasta la exposición a la contaminación por metales pesados o a la radiación, o el uso prolongado de fármacos como los corticoesteroides, además del tabaco y el consumo exagerado de alcohol.

Los fumadores, por ejemplo, están expuestos al cadmio que contiene el papel del cigarro, y el cadmio interfiere con la absorción y la utilización del cinc en el organismo, por lo que es más probable la deficiencia del mineral en personas fumadoras. Tal y como se ha descrito anteriormente, la concentración de cinc en los testículos puede ser causa de infertilidad masculina, ya que es un mineral esencial para la formación del esperma, así como para la movilidad de los espermatozoides. A menudo una reducción de la ingesta de alcohol, tabaco y otras drogas, así como la prevención frente a contaminantes ambientales aumenta la producción de esperma.

© 2017 #ALCOHOLICOS ANONIMOS ON LINE